Lucas Canalda presenta “Eso mismo de la fiebre”

Eso mismo de la fiebre”, su libro iniciático publicado por la editorial rosarina El Imperio y La Libélula, tendrá presentación el martes 16 en El Diablito Bar.

Hibernando en los últimos años de la producción de Cultura Etérea, Lucas Canalda, anuncia la edición de una colección de poemas que definen su trabajo desde el año 2009 al 2013. Según el prólogo del libro a cargo de la escritora Marina Maggi, en “Eso mismo de la fiebre”, el verso y la prosa poética comparten cierta sobriedad escandalosa de la escritura, cierta delicada mordacidad, para hablarnos de la soledad como testimonio de la aridez del mundo, de la precariedad de toda la esperanza, y aún así, puede vislumbrarse una alabanza a ese afán del sujeto por erguirse sobre su fatalidad”. Días antes al lanzamiento del libro conversamos con Lucas.

lucas canalda

RL: ¿Cómo surge la edición de “Eso mismo de la fiebre”?

LC: Surge de una propuesta que me hicieron Pablo Serr y Marina Maggi en 2013, me lo comentaron durante la preparación a unas jornadas sobre circuitos poéticos donde coincidimos. Yo estaba medio abstraído de escribir y de la edición de Cultura Etérea y la invitación a publicar un poemario en su editorial, El Imperio y La Libélula, me rescató un poco. Tuvieron un propuesta concreta y también una lectura muy copada sobre mis escritos, eso me llenó de energías ya que tengo mucho respeto por su laburo como poetas. Desde entonces trabajamos en encuentros esporádicos pero intensos. También se sumó Irina Marcus, una compañera de letras, metiendo un poco disciplina para evitar el cuelgue y llamarme al trabajo.

RL: ¿Qué fue ese trabajo que hicieron los cuatro?

LC: En encontrar un ritmo conductor. Un ritmo que unifique. Me resultó esquivo al principio, no podía verlo. El trabajo con ellos fue vital para encontrarme con algo que estaba delante mío. Su visión exterior fue esencial. Yo estaba bastante alejado de escribir y al mismo tiempo de lo producido y publicado y cuando volví a sumergirme creo que me sentí enajenado de mis propias poesías, al menos por unas cuantas semanas.

RL: ¿Cultura Etérea en qué estado está?

LC: Está hibernando, digamos. Los siete primeros años fueron preciosos y de mucho trabajo, mucha constancia desde el minuto cero. La constancia mes a mes fue fundamental para el alcance obtenido. El tema es que se hace difícil, a veces, no siempre tiene uno la cabeza fresca para sentarse a escribir y a producir una edición mensual. El tiempo puede encontrarse pero no siempre uno está en condiciones.

RL: ¿Cuántos de estos poemas fueron publicados en Cultura Etérea?

LC: Algunos ya aparecieron ahí, otros son inéditos que estaban desperdigados en papeleras o anotadores. A muchos los sentía lejanos, muy quedados en el tiempo, pero trabajando con Pablo, Marina e Irina pude encontrar una conexión contemporánea. Asimismo una vez cerrada la versión preliminar encontramos un relato subyacente. Hay un ritmo entre prosa y versos, ese ritmo conductor que mencionaba antes.

RL: ¿Qué son para vos los poemas?

LC: Son trincheras de un rato, de un día, luego se termina ese refugio al ser publicados. Está bien que sea así, es lo más saludable. Uno ya se fue cuando otros están leyendolos. Cuando hablo de esa partida me refiero a escribirlos, para el lector es diferente, el lector, de alguna manera, vuelve a su poesía favorita desde diferentes estadios. La forma más interesante de regresar a los poemas de uno es luego de recibir una devolución. Desde lo despertado en lecturas, en sensaciones ajenas, es definitivamente la mejor forma de volver.

La presentación de “Eso mismo de la fiebre” se realizará el Martes 16 de diciembre en El Diablito Bar (Maipú 622) a las 20.30hs.

Los comentarios están cerrados.