Los peces y el arte de improvisar

Sin lugar a dudas Los Peces son hoy una rara avis entre las bandas de nuestra ciudad. No tienen discos editados y son escasas (y míticas) sus presentaciones en vivo, sin embargo vienen sosteniendo la práctica de juntarse e improvisar desde hace muchísimos años.

Con integrantes que fueron variando a lo largo del tiempo, con diferentes edades y conocimientos musicales dispares, Los Peces supieron aprovechar de la mejor manera posible esa diversidad. La improvisación es un lenguaje inclusivo que puede incorporar a su libre juego tanto la destreza erudita de un músico con formación como la incursión tosca de alguien que se acerca por primera vez a un instrumento.

20030829_448601872186219_736424278_n

Tengan la certeza que mientras una noche cualquiera en nuestras casas nos disponemos a mirar un capítulo más de la serie que seguimos, afuera, a algunas manzanas de distancia está sucediendo algo que no podríamos siquiera imaginar. En una sala pegada a otra donde ensaya una banda que se esfuerza por sacar a la perfección un tema de Sumo tocándolo una y otra vez, Los Peces están utilizando ese sonido -devenido en fantasmagórico por el filtro de las paredes que separan una sala de la otra- incorporándolo a la improvisación, divirtiéndose con las combinaciones sonoras, gritando, aullando, tocando percusiones frenéticas, cayendo, de repente, casi en el silencio con el solo modular de un sintetizador. Es un juego con el azar. Se barajan las cartas de nuevo y recomienzan de otro modo. Esta vez cambian todos de instrumento y de a poco se va construyendo otro espacio sonoro y así sucesivamente durante varias horas.

Quiénes nunca asistieron a alguna presentación de Los Peces en vivo tienen una muy buena oportunidad este viernes 14 de julio a las 22hs. en el Centro Cultural El Espiral (Ituizangó 1719, Rosario), en el marco del ciclo “Si lo construyes ellxs vendrán”, junto a Nicolás Sicardi.

Mientras tanto, aprovechamos la ocasión para hacerles algunas preguntas –solo algunas- para acercarnos un poco a uno de los secretos mejores guardados de nuestra ciudad.

OF: Muchas veces se ha descrito a la música improvisada “como música sin centro” en el sentido de que no hay lugares preestablecidos para cada músico que interviene ni, por supuesto, lugares centrales que focalicen la atención de un músico por sobre el resto. ¿Ustedes hacen un culto de esta definición? ¿Como describirían lo que hacen?

LP: Para nosotros improvisar es búsqueda, inducción del trance, arriegar y aguardar, un juego donde el otro es vida, un encuentro donde se pierde lo propio para dar forma a un devenir colectivo donde cada sensación, sonido, silencio, forma parte de la extraña trama que componemos o nos compone. 

OF: ¿Qué lugar ocupa el público en sus presentaciones?

LP: Algunos piensan que con el público se establece una comunicación fructífera para la música, Charlie Parker en cambio tocaba de espaldas para minimizar su influencia. Es innegable que el público de la improvisación ya sea activo o pasivo, receptivo u hostil, tiene un poder que no tiene ningún otro público porque puede influir en la creación de lo que está presenciando. Quizás lo importante sea distinguir a la improvisación como una expresión de sensaciones que lejos de unir al público en una masa homogénea por sus reacciones idénticas, da lugar a asociaciones subjetivas en cada individuo. 

 

OF: Para hablar de música improvisada, la cultura popular recae mucho en al jazz como un formato que introduce bastante el recurso de la improvisación. ¿Ustedes tienen referentes de otro tipo de música? ¿Los hay locales o nacionales?

LP: Aunque no ha sido una decisión colectiva consciente la realidad es que vivimos en nuestro limbo y tenemos escasa información de grupos afines. No tenemos referentes concretos, esto, por una lado nos aísla de algún tipo de escena pero a la vez nos libera del peso de las influencias dándonos cierta frescura y desenvoltura. Igualmente siempre podemos nombrar expresiones que nos inspiran: el teatro, el surrealismo, el free jazz, las músicas étnicas, el atonalismo, etc.

OF: Tengo entendido que desde hace años graban de forma rigurosa cada uno de sus ensayos semanales, sin embargo nunca hicieron una edición, ni grabaron un disco. ¿Está entre sus planes hacerlo?

LP: No es algo que nos desvele, solo quizás como un divertimento o por el lado de experimentar con algo que nunca hicimos, las improvisaciones grabadas desprovistas de su contexto (esa relación entre la música, el lugar y las circunstancias) no suelen ser atractivas para la escucha.

Los comentarios están cerrados.