Bosque de Antenas, Mariano Conti e Irina y el reloj en Bon Scott

El sello Discos del Saladillo presenta una noche de cantautores en formato semiacústico con las presentaciones de Bosque de antenas (Bs. As.), Mariano Conti e Irina y el reloj. La cita es este sábado 30 de septiembre, desde las 21. El recital se realizará en la parte delantera del conocido y querido punto de encuentro de Pichincha, Bon Scott Bar (Pichincha o Ricchieri 131, Rosario). La entrada será gratuita.

DSC_7412

Bosque de Antenas: Proyecto solista del cantautor y guitarrista Sergio Sosa, se presenta con nombre de banda por la necesidad de contar con una identidad musical que pueda mutar libremente, experimentando con distintos colaboradores y climas; moviéndose entre el rock alternativo y el indie folk; pero siempre manteniendo el formato canción en el centro de todo. En el 2012 edita un primer disco homónimo, con un sonido eléctrico y marcadas influencias de rock alternativo, noise y shoegaze. Luego de tocar por todo Capital Federal y Gran Buenos Aires el proyecto es puesto en pausa y Sergio se concentra en colaborar con otras bandas, siendo actualmente guitarrista de Impermeables y bajista de Fuzz X. En 2015 Bosque de Antenas vuelve a los escenarios, esta vez con un formato más acústico y melódico, tocando sin parar, participando del disco homenaje a The Cure “Entre los Arboles” y editando el simple “La Emoción de los Primeros Acordes”, tema que también forma parte del compilado “Dinámica – multiplicación de lo nuevo”. Con letras que se pierden entre historias de amor, recitales, ciudades y ciencia ficción, hay una idea que se mantiene fija en toda la producción de Bosque de Antenas: las canciones importan; escucharlas, componerlas y hacerlas parte nuestra es algo necesario para sentir y entender al mundo. Bosque de Antenas se encuentra a punto de editar un nuevo disco, “En los Incendios”, programado para la primavera del 2017.

Mariano Conti: La poética de Mariano Conti es casi cinematográfica, cada estrofa se puede ver y cada verso forma parte de una trama más amplia. Cuando no toca con el resto de sus amigos en Aguas Tónicas, Maru vuelve a tomar la guitarra y filma discos como “Cocina” o “El Mito del Origen”, ambos editados por Discos Del Saladillo, de melodias tan simples, precisas y profundas como una escena de alguna película de Truffaut. Un río de potencia sensible atraviesa toda su cancionística; tal es la vehemencia que a su paso uno termina siendo protagonista de las arengas a las conquistas, a los descubrimientos de nuevos lugares, a los encuentros con las pérdidas y a los deseos mas encarnados que despliegan sus canciones. Poco a poco, cuadro por cuadro, Mariano te vuelve materia prima de una historia en donde ambos negocian el desenlace.

Irina y el Reloj: … Irina y sus canciones… Irina y su guitarra… Irina y su trompeta… Irina y su voz… Irina… era la protagonista de una película rusa que fueron a ver mi papá y mi mamá. Por eso me llamo así. Las canciones compuestas por mi expresan las diferentes etapas que me fueron influenciando como mujer artista en la medida en que me fui autoreferenciando y autoreconociendo como habitante del mundo. Existen hábitos culturales que van delimitando las influencias de un artista en una relación dialéctica entre lo individual y lo colectivo. Estas influencias permiten expresar los sentimientos, la sensibilidad frente a los afectos y la cosmovisión, ser una persona anónima en una sociedad. Yo, la artista, compone determinadas canciones que emanan de su “ser en el mundo”, en un contexto social cultural específico, lo que le otorga a cada canción cierto sentido de época a la vez, que también, la originalidad y particularidad de la personalidad del que compone. Dos personas no compondrán nunca la misma canción. Mi obra es una invitación a escuchar a modo de canción las historias del mundo que alguien como yo tienen para contar, ni más ni menos que ello.

Los comentarios están cerrados.