Automaton – “Godzilla” [Discos del Saladillo]

Siempre me pareció muy sugestivo el título de un libro pionero de la idea de software libre: “En el principio fue la línea de comandos”. Es una frase que vincula el impacto cuasi de ciencia ficción que tiene el mundo de la programación con el mundo de la política revolucionaria, también algo utópica. En realidad, lo traigo a cuento para hablar de la fascinación que le producen a la humanidad el conocimiento y el control de las máquinas –ahora las electrónicas– y sus efectos en la cultura. La perspectiva del mecanicismo es una tradición de varios siglos y la obsesión con los ciborgs, los robots y antes con los autómatas, como les llamaba Descartes, ha sido siempre una forma de preguntarse, y de entender, la mecánica de lo vivo, la vida. En este sentido, la música con máquinas o aquella que refleje más lo maquínico por la elección de ciertos instrumentos y beats, aun cuando pueda no ser mi preferida, me produce esa atracción que creo ligada a toda esta conexión (o contraste) entre la máquina -el autómata- y lo viviente.

automaton

Godzilla”, este nuevo EP de Automaton, es un disco logradísimo, con mucha riqueza y detalle cuando en apariencia es específico en su estética. Y cumple con un principio fundamental, al menos para aquellos a los que nos gusta la música en la intimidad: se lleva bien con los auriculares, aunque tal vez no haya sido concebido para ellos. Su comienzo (con el tema que da nombre al EP) es uno de los dos puntos donde hay más acento en una construcción melódica, es también uno de los dos temas cantados del trabajo, pero como pueden ser cantadas algunas cosas de Daft Punk –por citar a otros admiradores latinos de Moroder–, no para ser centro sino para sumar climas emotivos desde lo orgánico sin quitar el eje del ritmo en ese electro disco. Tony, el track que sigue, es un viaje más abstracto, hermosamente energético, donde las máquinas de las que hablábamos involucran más sonidos de sintetizadores analógicos (por eso recuerda algo a los primeros álbumes de Mouse on Mars, o a cosas más recientes del musicalizador de cine Cliff Martínez, en ambos casos en sus aproximaciones más o menos evidentes al disco). A la mitad del EP, Algas vuelve a acercarse a la estructura de canción, sofisticada… Pero después, sin profundizar más en esa insinuación pop, el trabajo elige re-plegarse, con División Burzaco, nuevamente hacia lo rítmico por sobre lo melódico, y ya el electro (italo) disco hace mover los pies e imaginar luces de pista. El paisaje del tema final, ?????, profundiza la abstracción llegando al ambient, mostrando así también todo el arco de matices de la electrónica que comanda a este autómata.

A propósito de géneros, la música electrónica parece un lenguaje universalizable y los Automaton la hacen con tanta calidad y precisión como si fuesen un combo de algún sello alemán muy entendido. Cabe la pregunta de si hay, a la vez, algo particular además de universal en esta música, algo que sólo pueda aportarse desde la pampa santafesina. La respuesta es por qué no, si cada máquina es tan singular como cada ser vivo.

Los comentarios están cerrados.